Yeguada FlordeLis | Historia
12
page,page-id-12,page-template-default,edgt-core-1.1.2,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,has_general_padding,vigor-ver-1.7, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
1512450_956451034385627_5065159365631705745_n

SOBRE NOSOTROS

La pasión por los caballos se remonta en nuestra familia generaciones atrás cuando el abuelo  Infante de España Alfonso de Borbón y Borbón, primo carnal de Alfonso XIII, registró en 1941 el hierro Flor de Lis especializado en la raza árabe y pasa a ser propiedad de de la princesa Dña. Teresa de Borbón en el año 1964, a la muerte de éste.
Tras unos años en los que se para la cría del caballo árabe  S.A.R. Dña Teresa busca una yegua descendiente de las criadas anteriormente por este hierro, no encontrando ninguna. Mas tarde se compran una seria de yeguas a la Yeguada Militar, siendo la primera de ellas Tea. en 1966 se adquiere la yegua NEVISCA a D. Rafael Muñoz Rojas.
Esta yegua, además de tener unos orígenes purísimos poseía un carácter fenomenal ya que se había criado con biberón- es importante resaltar que los beduinos metían en sus tiendas a sus caballos favoritos lo que les otorgaba un buen carácter, tan importante en un compañero que es y como el caballo árabe debe ser considerado.
La yegua Nevisca de orígenes purísimos entronca si nos remontamos en ellos, con las líneas más puras del desierto, en concreto con la línea Saqlawi, una de las cinco líneas originarias del caballo árabe. En la actualidad todo el ganado que pasta con el hierro de Flor de Lis desciende de la inolvidable Nevisca.
Una de las características de la yeguada Flor de Lis es su extraordinario movimiento así como su carácter, su docilidad y aptitud para el trabajo. De esta yeguada han salido multitud de campeones nacionales e internacionales tanto morfológica como deportivamente.